Twitter: @CoachMariajo

Instagram: Mj Coach

¿ES IMPRESCINDIBLE TENER PAREJA PARA SER COMPLETAMENTE FELIZ?

Es claro que vivimos en una sociedad impaciente y acelerada. Vívimos deprisa. Somos últimamente seres impacientes, y sí, ESTO ES UN PROBLEMA. ¿Porqué? Por que siempre tiene o tendrá un final negativo. Y aquí me quiero parar. Hablo de las relaciones sentimentales y las ganas que tiene la gente de encontrar una pareja. Sólo hay que pararse en mirar las APPS de "ligues"  en las que frecuentan cada semana  más y más usuarios/as, dejando de lado el "amor tradicional" de toda la vida. Sexo rápido, sexo esporádico y lo que es peor aún, cuando mantienes sexo con un desconocido o desconocida sin darte tiempo a conocerla. Lo queremos todo rápido, ya y sin pausas.

Por eso aquí mi pregunta: ¿Es necesario ésto para ser feliz?. Una gran encuesta creen que SI y una minoría creen que NO. Es obvio que la mayoria que votaron que sí, están poniendo su felicidad en manos de otros (en este caso en su supuesta pareja), y este es el primer paso para la INFELICIDAD.

No es necesario descartar que el mundo de las relaciones afectivas es uno de los componentes más importantes de nuestras trayectorias vitales.

Incluso si nunca hemos formado una pareja estable o si hace mucho que vivimos en soltería, la influencia de la vida en pareja afecta a nuestra autoestima, sobre nuestras creencias y sobre el modo en el que ordenamos las prioridades que guían nuestra estilo de vida.

Por ejemplo, aunque tener pareja se suela plantear como una elección, lo cierto es que no gozamos de total libertad para tomar esta decisión. Encontrar a alguien especial puede ser muy difícil, y hacer que la relación fluya de manera sana y beneficiosa para ambos o ambas, también. De aqui mi artículo. Cuando decimos que la gente va muy deprisa a la hora de querer mantener una relación sentimental, no se paran a pensar: ¿esta persona puede ser beneficiosa para mi?, ¿veo o noto algo raro en ella? ¿la veo mentalmente sana? ¿conflictiva? ¿problemática?... Estas preguntas probablemente las dejen pasar porque es tal la "desesperación que sienten.."  que siempre o casi siempre acaban tomando una mala decisión.

Vamos al lado contrario, vamos a las personas que les gustan estar solteras. Muchas de estas personas se preguntan... ¿existe la felicidad plena y genuina más allá de los noviazgos y los matrimonios? ¿Son felices todas las personas que tienen pareja? ¿Porque la gente está tan ansiosa de tener una relación sentimental? ¿será porque da la verdadera felicidad?

LA FELICIDAD DURANTE LA SOLTERÍA

Está claro que el amor te puede hacer feliz, muy feliz, pero si estás con la persona adecuada y correcta, eso hoy en dia es bastante complejo. Pero vamos hablar ahora de la felicidad en la soltería biggrin.

Puede que esa preocupación por la felicidad en etapas en las que no se tiene pareja nazca en parte de la presión social. A fin de cuentas, a mediados de siglo XX las personas mayores de 30 años que no estaban casadas acarreaban un cierto estigma, especialmente en el caso de las mujeres. Hoy los tiempos han cambiado gracias a Dios! y tanto el número de personas solteras como el de divorcios han aumentado muchísimo, pero la idea de que la pareja es una de las fases en la conquista de la felicidad sigue siendo una creencia generalizada y algo errónea.

Es decir, que si nos hacemos la pregunta de si podemos ser felices sin pareja es, en parte, porque nos están influyendo los restos de esa herencia cultural según la cual el matrimonio es una de las etapas "naturales" y fundamentales de la vida. Pero... ¿podría ser que esa creencia se correspondiese con la realidad? ¿Para ser feliz es necesario formar un vínculo de amor romántico con alguien? La respuestas es NO, pero con matices.

LOS MATRIMONIOS SON MAS FELICES.

Las investigaciones sobre la relación entre felicidad y pertenencia o no a un matrimonio acostumbran a señalar que, por lo general, la gente casada es algo más feliz que la soltera. Se trata de una tendencia estadística que no niega la posibilidad de que muchas personas solteras sean mucho más felices que muchas personas casadas, pero en todo caso es una medida de probabilidad.

Esta mayor cantidad de felicidad podría deberse a muchos factores que solo suelen estar más disponibles si se tiene pareja: la posibilidad de contar con alguien muy próximo en momentos difíciles, la frecuencia con la que se tienen relaciones íntimas, la facilidad a la hora de tener hijos, las muestras de cariño cotidianas, etc. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el hecho de que las personas casadas tiendan a ser más felices no significa que lo sean a causa de su situación sentimental.

En parte, este dato podría deberse a que las personas más predispuestas a ser felices también lo tengan más fácil a la hora de encontrar pareja estable, ya sea porque su alegría las hace atractivas, porque se relacionan con más personas o porque su capacidad para generar los ingresos necesarios para tener una familia es mayor.

UNA PERSONA SOLTERA ¿FELIZ?

Puede que las personas casadas tengan más posibilidades de ser felices, pero eso no implica que las solteras no puedan serlo también. Por ejemplo, según una investigación del Pew Research Center el 24% de las personas solteras consultadas afirmaron ser "muy felices". Eso significa que las personas solteras no están condenadas a una vida de baja o moderada felicidad, tal y como cabría suponer si el mito tradicional acerca de la importancia crucial del matrimonio fuese cierta. Puede que en momentos de soltería no se pueda disfrutar de ciertas experiencias propias de la vida en pareja, pero sí es posible gozar de muchas otras cosas: la independencia, la posibilidad de pasar muchos momentos a solas, la ausencia de ciertas necesidades y responsabilidades, etc.

LAS ESPECTATIVAS Y LA VIDA EN PAREJA

Hay un detalle que nos sirve para entender mejor cuál es uno de los factores que influyen en la felicidad de las personas solteras: las expectativas que tienen. Se ha observado que las personas solteras que tienen un estilo de relacionarse basado en la evitación de problemas y de discusiones tiende a ser igual de feliz que las personas casadas que también cumplen esta característica.

Es decir, que quienes tienen como objetivo evitar la aparición de complicaciones y de situaciones dañinas, tienen más probabilidades de gozar del mismo nivel de felicidad con o sin pareja, en oposición a aquellos que orientan sus objetivos hacia la consecución activa de metas, en vez de a prevenir ciertas situaciones desagradables.

¿Cómo se puede interpretar este resultado? Un modo de hacerlo sería entender que las expectativas son muy importantes a la hora de hacer que nos sintamos más o menos felices en la soltería. Si tenemos una mentalidad basada en la conquista de situaciones agradables, es más probable que en el momento de alcanzar el objetivo deseado sintamos una decepción al ver que la experiencia no es tal y como habíamos anticipado, posiblemente porque habíamos exagerado sus cualidades positivas para auto-motivarnos.

Si las expectativas se basan en la idea de disfrutar de lo sencillo y aspirar a que todo transcurra con naturalidad concentrando los esfuerzos en evitar situaciones peligrosas, es mucho más fácil que tanto la soltería como la vida en pareja encajen con lo que esperábamos encontrar.

CAMBIAR EL "CHIP" PARA SER MÁS FELICES wild

Queda claro que la felicidad no solo sí es posible en soltería, sino que además depende en buena parte de nuestra actitud y nuestras expectativas, algo que podemos modificar mediante la práctica. Tener en cuenta que buena parte de la ansiedad que experimentamos durante las etapas de soltería se deben a una influencia cultural basada en la tradición también nos ayudará a entender que los motivos para preocuparnos por nuestra situación sentimental son en buena parte impuestos desde fuera de manera arbitraria. 

Feliz semana! heart

Mj Coach

 

 

 

 

 

 

COMER POR ANSIEDAD

¿Comer por ansiedad? ¿No os ha pasado que llegáis a casa después de un día duro de curro y solo os apetece comprar un paquete grande de donuts y devorarlo hasta que no quede ni una sola migaja? o ¿estáis en casa sin hacer nada y sientes un impulso irrefrenable de ir al frigorífico y engullir lo primero que pilles y en cantidades ingentes? o ¿simplemente encontraros de repente comiendo un gran sándwich de jamón de york con infinita mahonesa y pensar que en realidad no tienes hambre? Si te suenan estas situaciones o has experimentado algo parecido, tengo que decirte, que posiblemente estés comiendo por ansiedad. Aunque no nos consideremos comedores compulsivos, porque no nos demos grandes atracones, no debemos darle menos importancia de la que se merece. El hambre emocional es una respuesta de escape a las emociones que nos causan malestar siendo la ingesta de alimentos la única manera en la que ésta puede ser controlada de manera breve. Ojo! también pasa con el alcohol, pero ese tema ya es mas serio.

HAMBRE EMOCIONAL VS HAMBRE REAL

Hambre emocional: aparece de repente, sin responder a unas necesidades fisiológicas, y suele ser deseo por un producto concreto: chocolate, patatas fritas, chucherías, bollería industrial…. La mayoría de las veces se trata de comida basura, pobre en nutrientes y muy rica en azúcares añadidos. Son lo que comúnmente conocemos como antojos. El hambre emocional es mucho más difícil de saciar; aunque se consuman dulces o postres, el efecto positivo tiene una corta duración y en unas horas, vuelve a aparecer. Esto se debe a que no es una necesidad fisiológica que se puede satisfacer con alimento, sino una necesidad afectiva. Depués de consumir alimentos por hambre emocional, nos invade el sentimiento de culpa, vergüenza o arrepentimiento, ya que conduce a comer demasiado y a tener pequeños atracones.

Hambre real: es la que surge como una respuesta de nuestro cuerpo ante la demanda de energía. Aparece de forma gradual y la sensación que nos produce es, precisamente, la de un vacío en el estómago acompañado en ocasiones de ruidos estomacales. Esta hambre real no requiere un alimento en concreto, de modo que podemos solucionarlo con cualquier tipo de comida, es decir, cuando sentimos hambre real podemos comernos una manzana o unas lentejas. En este caso, normalmente tenemos más control sobre lo que comemos, así podemos tomar decisiones nutritivas para alimentarnos. En el momento de saciar esta hambre, nos produce una sensación de bienestar y satisfacción.

¿PORQUE COMEMOS SIN HAMBRE?

Comemos sin hambre para saciar nuestras necesidades emocionales. Comer es una conducta que libera numerosos neurotransmisores en nuestro cerebro, como la dopamina, que nos hace sentirnos bien wild. Aunque después de comer por ansiedad sintamos culpables, la recompensa y la sensación de bienestar inmediata ayudan a disminuir la angustia o malestar que provoca la ansiedad. Esta recompensa es tan poderosa, que tu cerebro buscará cualquier oportunidad para motivarte a comer esos alimentos que nos producen tanto placer, es más el simple hecho de pensar en ese alimento o simplemente en el sabor hará que el cerebro tenga una sensación placentera. De modo que siempre que nos sintamos emocionalmente inestables buscaremos la ingesta de dicho alimento para intentar aliviarnos. No obstante, este efecto tiene una duración muy corta, de ahí que se acaben generando conductas compulsivas.

Las cosas se complican cuando tu cerebro asocia este alimento o simplemente el hecho de comer con una emoción o sensación negativa. Aunque no siempre seamos conscientes de ello, es muy probable que en aquellos días que nos resulten estresantes, angustiosos, ansiosos, acabemos consumiendo comidas poco saludables pero que nos hacen sentir bien. En algunos casos, cuando el hambre emocional se ha instaurado como un patrón de respuesta, es difícil deshacerse de ese hábito. En esos casos es necesario recurrir a la ayuda de un profesional que pueda ayudarte a regular la ansiedad y las emociones que te producen malestar y te proporcione pautas de comportamiento más específicas biggrin

Mj Coach

 

 

LA MENTE DEL MONO

¿Tienes la sensación de que en tu cabeza hay siempre una vocecilla que no calla? Una voz llena de pensamientos, recuerdos, ideas… Si nuestra manera de concebir la vida está indudablemente relacionada con la manera en la que nuestro cerebro percibe subjetivamente la realidad, quizá debería plantearme ¿Cómo funciona mi mente? ¿Cómo funcionan mis pensamientos? Y sobre todo ¿puedo hacer algo para hacerme la vida más fácil? Imagino que si te pregunto ¿Cómo funciona tu mente? Deberías poder contestarme rápidamente, al fin y al cabo es un instrumento con el que no has parado de convivir ni un solo momento. Pero… ¿es tan fácil darme una respuesta? ¿Sabes bien porque piensas lo que piensas? ¿Sabes porque tu mente salta de un pensamiento a otro sin parar? O más simple ¿Te has parado a observar como tu mente no para de generar pensamientos continuamente? Es posible que observes que no resulta tan sencillo responder a este tipo de cuestiones, y es que tener cientos de pensamientos al día no requiere de una habilidad especial, por el contrario, observar a nuestra mente sí. Observar nuestro funcionamiento mental requiere una habilidad de observación, de la que es común no tener demasiada práctica.

Siendo honestos, debemos reconocer que aún carecemos de una radiografía precisa de nuestra mente. Desconocemos muchos de los por qués de su funcionamiento, trabajamos con hipótesis sin poder contestar con precisión, por ejemplo, por qué tú tienes un trastorno de ansiedad y el otro no. Aceptando este desconocimiento, debemos también admitir, que hay determinados funcionamientos, comunes a todos, que la ciencia ha podido dar respuesta.

¿COMO TRABAJA NUESTRA MENTE?

Si observamos con detalle a nuestra mente, podremos observar como nuestros pensamientos van cambiando sin parar, cómo estos, también, nos producen emociones y cómo sobretodo están siempre presente, incluso cuando dormimos, ahí, también, está nuestra mente trabajando, estamos creando pensamientos. Si te das cuenta nuestro pensamiento va saltando del pasado al futuro sin parar, es más raro, por el contrario, que la encuentres en el momento presente, es decir, en el aquí y ahora. Se mueve en el terreno conocido, luchando en múltiples ocasiones contra lo que es, para imaginar lo que le gustaría que fuese o hubiese sido, es fantasiosa. También es temerosa, quiere prevenir constantemente posibles males, le gusta la seguridad, siempre pretendiendo acercarse a ella y alejándose de lo desconocido y lo incierto. No es holística, jamás puede acaparar la realidad en su totalidad. Tiende a ser repetitiva, obsesiva, valorativa, neurótica… Y un sin fin de adjetivos que pueden llevarte a cuestionarte.

¿ES MI MENTE MI ENEMIGA?

La Ciencia parece habernos dado una respuesta: nuestro cerebro está diseñado para garantizar nuestra supervivencia, no para hacernos la vida más bonita. No, nuestra mente no es nuestra enemiga, al contrario, se preocupa de una parte tan importante como garantizar nuestra supervivencia, pero tampoco es una aliada que propiciará estados de bienestar continuos. Esta idea justifica que nos inquiete tanto lo desconocido, que busquemos certezas, que nos obsesionemos pensando en situaciones futuras que no podemos resolver, pero que sin embargo mi mente no puede parar de girar en torno a ellas.

Mi mente busca que sobreviva, y poco le importa si eso conlleva que vivas un estado mental no grato. Por ejemplo: si tienes un problema de ansiedad y estás enfrentándote a tus miedos es posible que te hayas descubierto previamente a ese enfrentamiento, en un estado obsesivo, en el que tu mente no para de darle vueltas a la situación que harás frente. No, no quiere fastidiarte porque sí, pero hay una situación nueva que considera puede ponerte en peligro (a ella le está dando igual que sea real este peligro o no) y pretende ponerle solución. Conocer cómo funciona nuestra mente es tremendamente importante para nuestro funcionamiento. Y no, no tiene que ver con resignarnos con contar con una maquinita que no va facilitarnos la vida, no se trata de demonizarnos, sino de comprender para ponerle solución. Si yo ya sé cómo funciona mi mente ¿Puedo hacer algo al respecto? ¿Puedo intervenir en la tendencia de mi mente a viajar de pensamiento a pensamiento sin parar?

LA MENTE DEL MONO

La mente del mono es un concepto muy habitual utilizado en la meditación. Establece una comparativa de este animal con nuestra mente, saltando de pensamiento en pensamiento cual mono y permaneciendo lejos del momento presente. ¿Tú cuando cocinas piensas en lo que haces? ¿Cuándo te duchas piensas en lo que haces? Cuando estamos con la mente del mono nuestra atención es muy baja y dispersa. Estamos en nuestros recuerdos, ideas, en nuestros juicios…. Y realmente tenemos muy baja esa habilidad para salir de esa mente del mono, sino prueba a intentar poner atención unos minutos seguidos en tu respiración. ¿Cuánto has tardado en pensar en otra cosa? Hemos de recalcar, aunque probablemente todos contamos con esta idea, que el cerebro humano es mucho más complejo que el cerebro de los animales, destaca por una capacidad de captar estímulos, traducirlos en impulsos eléctricos, procesarlos, para finalmente producir actos. Es decir recoge datos, procesa y emite. La mayor parte del trabajo lo hace en el proceso interno, es decir, se ocupa la mayor parte del tiempo en procesamientos autorreferenciales. Y es aquí donde podemos hacer referencia a esa famosa frase que seguramente hayas oído alguna vez “mi peor enemigo soy yo”.

¿COMO PUEDO TRABAJAR LA MENTE DEL MONO?

Las prácticas en atención plena como la meditación, el mindfulness… Buscan familiarizarnos con nuestra mente, guiarla y entrenarla. ¿Y por qué tenemos que hacer esto? Porque como hemos mencionado anteriormente la mente es como un mono. Esta mente mono es la jefa de nuestras vidas. Todo lo que hacemos comienza con la mente, la mente es la precursora de todo. Debemos familiarizarnos con ella y el entrenamiento en atención plena nos brinda una fabulosa oportunidad de conocer nuestra mente y su naturaleza. En numerosas ocasiones estamos tan identificados con nuestros propios pensamientos que estamos dominados por éstos, cuando desconoces esto, crees que el pensador eres tú, y esto supone una gran fuente de sufrimiento para los seres humanos. La realidad es que nuestra mente es un mero instrumento creador de información, no se trata de que uses tu mente mal, sino que ella te domina a ti. Ese es el problema, crees que eres tu mente y ahí está el engaño, el instrumento se ha apoderado de ti. Pongamos un ejemplo ¿Qué solemos hacer con nuestra mente mono? Pues a veces la creemos ciegamente y otras la odiamos irremediablemente. ¿Funciona? Pues parece que no del todo.

Hay gente que piensa que la meditación es sentarse y no pensar en nada, bloquear los pensamientos y emociones, concentración pura y excluyente. Otras personas piensan que la meditación es estar en un estado de éxtasis, paz, apertura… No, no es así. ¿Qué es la meditación, qué es la atención plena? Es no decirle “fuera” a tu mente, es no pelear con ella, pero tampoco decirle “si señor”… Es hacerte amigo de ella. Para esto necesitamos una base en común, algo que te guste a ti y algo que le guste a tu amiga. Y lo que le gusta a tu mente es trabajar, crear todo el tiempo, por lo tanto tendré que hacerlo, por lo que tendré que darle un trabajo a la mente mono y eso es la meditación. Si le das un trabajo a tu mente mono, ganamos todos, la mente tiene un trabajo y tu estas feliz porque te vuelves el jefe, y la mente mono pasa a ser tu empleado. La diferencia es que soy yo quien la está dirigiendo. Soy yo quien está entrenando una habilidad que requiere de observación y de atención y que podré aplicar en cualquier aspecto de mi vida para dejar de ser un esclavo de mi mente, un esclavo de mis pensamientos. En definitiva, para apoderarte tú, en la medida de nuestras posibilidades, de nuestro instrumento más preciado: LA MENTE

“Casi todo el mundo está alterado, y en la alteración, el hombre pierde su atributo más esencial: la posibilidad de meditar, de recogerse dentro de sí mismo para ponerse consigo mismo de acuerdo y precisarse que es lo que creé, lo que de verdad estima y lo que de verdad detesta. La alteración le obnubila, le ciega, le obliga a actuar mecánicamente en un frenético sonambulismo” Ortega y Gasset. El hombre y la gente.

 

¡QUIERO SER FELIZ Y NO PUEDO! ¿TE SUENA ESTA FRASE?

Uno de los problemas de este tipo de literatura radica en la idea subjetiva de la felicidad. Cada uno tiene su propia idea montada en su cabeza. Quizá para ti ser feliz sea conseguir formar una familia idílica o puede que sea alcanzar un éxito profesional.

¿Dónde está la felicidad? ¿Existe realmente una fórmula mágica para empezar a ser felices? ¿Consiste en ser siempre muy optimistas? ¿Tal vez en no experimentar tristeza, ansiedad, miedos…? Creeo que no. La idea extendida de promover en las personas la necesidad de alcanzar sentimientos de felicidad y satisfacción continuos provoca paradójicamente tristeza y frustración en los seres humanos.

 

La experiencia que todos compartimos, de un modo u otro, y en mayor o menor grado es la búsqueda del placer, el bienestar, y el alejamiento del dolor y del malestar… El problema surge cuando se promocionan culturalmente máximas o reglas para vivir que chocan con las características del ser humano.

 

El cerebro humano sano experimenta todo tipo de emociones

 

Comúnmente se tiene la idea equivocada de que sentir determinadas emociones nos impide ser felices. Sentir miedo, ira o tristeza parece ser incompatible con la felicidad. En realidad, estas ideas no son ciertas, esas emociones nos ayudan también en la búsqueda de la felicidad. Sentir emociones dolorosas es una buena señal. El problema de hoy en día es que la gente considera que ser feliz, es estar feliz todo el tiempo, que si sientes ansiedad, tristeza envidia o miedo significa que te pasa algo malo y lo malo serían que no te pasaran. Cuando rechazamos estas emociones, y aquí está la paradoja, nos produce un inmenso malestar el tenerlas, además de que éstas se fortalecen y se intensifican. Por el contrario, si dejamos que fluyan y lloramos, tememos y nos enfadamos con permisividad será más probable que fluyan y que no vengan acompañadas de una percepción de fracaso, malestar e infelicidad.

 

La presión que ejerce el hecho de pensar que uno tiene que estar siempre de buen humor provoca mucha infelicidad en las personas. Las emociones dolorosas, son algo esencial de la vida de todos, también de las vidas felices.

 

¿Sabias que el cerebro humano no está hecho para ser feliz?

 

Nuestro cerebro está diseñado para garantizar nuestra supervivencia, no para que seamos felices (y mucho menos de forma permanente). Cerebro y felicidad no van siempre de la mano. Los principios de búsqueda de placer y evitación del dolor son universales, sí, pero si entendemos la felicidad únicamente como satisfacción de deseos o placer, nos quedaríamos estancados e incluso quizá ni siquiera hubiésemos sobrevivido como especie (si nuestros antepasados sólo se hubiesen dedicado a cubrir sus necesidades, sin importarles nada más allá, los depredadores lo hubiesen tenido mucho más fácil). La idea de contar con un cerebro que no viene programado para la búsqueda de la felicidad nos invita a reflexionar sobre la importancia de que cada uno encontremos nuestras propias recetas y eliminar la idea de felicidad como concepto claro al que podemos aspirar a través del deseo. La felicidad es una conquista, no es algo que nos viene dado.

 

¿Se puede aprender a ser feliz?

 

Pues depende de cómo entandamos este término, si lo confundimos con estar siempre alegres, risueños y no experimentar nunca emociones que nos resultan no gratas, ser feliz dejaría de estar a nuestro alcance.

 

Si entendemos la felicidad como un ejercicio de aceptación y superación de nuestros propios esquemas mentales, la felicidad estará más al alcance de nuestra mano. Casi nadie entiende como alcanzar la felicidad. Suele estar traducida como el cumplimiento de objetivos y la obtención de éxito, y aunque no pretendo decir, que esto no sea un aliciente para el bienestar personal, no creeo que sea suficiente.

 

¿Cuántos personajes exitosos, repletos de dinero, fama y seguidores han hablado abiertamente de su infelicidad? Vemos gente con grandes trabajos, grandes objetivos cumplidos y no son felices, se sienten perdidos, desilusionados… Estaban felices con la ilusión de ser felices al alcanzar el proyecto pero cuando lo alcanzan, al desvanecerse esa ilusión, muchas veces, termina con ello la felicidad. Y probablemente esto nos muestre algo muy significativo, la felicidad no es una meta, es un camino.

 

A veces esperamos la felicidad como una aparición divina en nuestras vidas, como algo que puede llegar para instalarse definitivamente y facilitarnos la existencia. El concepto de felicidad es mucho más complejo que un mero deseo. Requiere una implicación directa de nuestra propia persona, con la vida, y con nosotros mismos.

 

Mj Coach

EL MITO DE "EL TIEMPO LO CURA TODO"

Sufrimos por la enfermedad de nuestros hijos, sufrimos por la enfermedad de nuestros padres, sufrimos por la muerte de seres queridos, por rupturas matrimoniales, rupturas de pareja...etc etc...pero, tranquilos, daros tiempo, pues el tiempo lo cura todo.

¿Cuántas veces te han dicho esta frase? ¿Cuántas veces la has dicho tú? Seguro que muchas, aunque por desgracia la creencia de que el tiempo lo cura todo es falsa y hasta cierto punto, peligrosa. Cuando usamos esta expresión lo hacemos con el propósito de aliviar el dolor de alguien, darle ánimos y recordarle que estará mejor. Aunque sea con la mejor de las intenciones, de alguna manera lo que estamos diciendo es que sin que sea necesario hacer nada más, su malestar desaparecerá o mejorará por sí solo… y nada más lejos de la verdad.

 

Las emociones que ignoramos o gestionamos incorrectamente, lejos de desaparecer quedan almacenadas en algún rincón a la espera de que paguemos nuestra “deuda” con ellas (y con intereses). Como se dice en Psicologia, se almacena en el disco duro de nuestro cerebro.

 

Una versión similar a “el tiempo lo cura todo” es la expresión “el tiempo lo pone todo en su sitio”, que de nuevo invita a la pasividad y a la espera. Esta vez parece ser que si esperamos el tiempo suficiente, las cosas se colocarán como es debido sin que tengamos que atrevernos a situarlas nosotros. Con estas actitudes nos convertimos en víctimas pasivas, en ranas hervidas que en lugar de responsabilizarse de sus vidas esperan a que las cosas (o los demás) cambien para ahorrarse el trabajo de decidir, actuar, expresar, arriesgar… parece que lo que quieren ahorrarse, al fin y al cabo, es vivir.

 

Estrés, ansiedad, insatisfacción, depresión… pueden ser algunas de las consecuencias de pretender que el tiempo haga un trabajo que tenemos que hacer nosotros.

 

Quiero dejar claro algo muy importante: EL TIEMPO NO CURA.

 

A la consulta a menudo llegan personas que han vivido experiencias dolorosas. Muchas de ellas nos dicen que ya las han superado porque las sienten lejanas y creen que pasado un cierto tiempo, ya no afectan a su presente.

 

A. perdió a su madre cuando tenía 17 años. Cuando inició terapia con 38, expresó que “ya lo tenía superado”. Durante su proceso terapéutico se dio cuenta de que no era así y pudo tomar conciencia de cómo este hecho había influido enormemente en su vida y relaciones personales. 

Veintiún años después, pudo por fin realizar el duelo que en su momento no había podido gestionar correctamente y empezar a relacionarse con los demás desde un lugar más sano y consciente.

 

M. se separó después de 18 años de matrimonio A pesar de que creía que era un episodio superado, durante la terapia se dio cuenta de que aún quedaban temas pendientes de cerrar con su ex pareja y que éstos habían afectado a todas sus relaciones posteriores.

Al trabajarlo, finalmente pudo soltar esa relación de una vez por todas e iniciar una nueva etapa.

 

Los ejemplos anteriores ponen de manifiesto que el paso del tiempo, por si solo, no basta. La realidad es que los asuntos que quedan abiertos influyen en nuestro presente sin que seamos conscientes de ello. El tiempo no cura. El tiempo anestesia, aleja, diluye, minimiza, ayuda a olvidar… y todo ello crea la falsa sensación de que lo que nos dolía se ha resuelto o ha desaparecido.

 

LA NOSTALGIA NOS DEBILITA

 

La actitud nostálgica, igual que el tema que nos ocupa hoy, tiene que ver con un apego al pasado (voluntario en este caso) y con la imposibilidad de soltar las experiencias vividas y entregarnos del todo a nuestro presente. En terapia Gestalt trabajan sobre lo que le sucede a la persona en el presente. Muchas veces, no obstante, las dificultades que se ponen de manifiesto en el ahora tienen su origen en el pasado, por lo que se hace necesario revisar qué es lo que quedó pendiente de cerrar y hemos incorporado sin saberlo a nuestra “mochila personal”. Este apego involuntario al pasado nos debilita y condiciona en nuestro presente.

 

Lo que cura no es el paso del tiempo, sino el trabajo consciente de estas emociones y experiencias dolorosas. No nos cura el tiempo, nos curamos nosotros mismos cuando nos implicamos en nuestro crecimiento dándonos la oportunidad de revisar y sanar aquello que quedó abierto.

En un proceso terapéutico, podremos por fin decir lo que en aquel momento no pudimos decir, tomar conciencia de aquello que en su momento no pudimos darnos cuenta, podremos expresar y atravesar las emociones que en su momento no pudimos gestionar y que continúan a la espera de ser atendidas. En esta tarea, los terapeutas acogemos y acompañamos a los clientes ofreciendo recursos y estrategias que garantizan un trabajo efectivo y profundo.

 

EL TIEMPO COMO ALIADO TERAPÉUTICO

 

Algunos signos de que tenemos temas pendientes de cerrar pueden ser:

 

1. Rememorar voluntaria o involuntariamente de forma frecuente personas, circunstancias o emociones relacionadas con el pasado.

2. Mantener conversaciones imaginarias en las que expresamos algo que creemos que “tendríamos que haber dicho” a alguien.

3. Cuando una situación actual nos recuerda a una del pasado impidiéndonos estar presentes en ella o vivirla de manera natural.

4. Actuar por miedo a que se repitan sucesos vividos (por ejemplo, miedo a entregarse a una relación amorosa por haber sufrido desengaños).

5. Cuando lo que le sucede a una persona de nuestro entorno nos recuerda algo que vivimos, haciendo que nos impliquemos en exceso y nos cueste separar su vivencia de la nuestra(por ejemplo, asistir al funeral de la madre de un amigo y llorar la muerte de nuestra propia madre).

6. Cuando sentimos que algún suceso “nos ha marcado” o “pesa mucho” en nuestras vidas.

 

Si te indentificas en alguno de estos puntos, te recomendamos buscar ayuda terapéutica para poder reelaborar y cerrar los temas que hayan podido quedar pendientes, aligerar tu “mochila” e iniciar una etapa nueva sin arrastrar peso de tu pasado. El tiempo se convierte en un aliado curativo sólo si tenemos la valentía de comprometernos en nuestro bienestar e ir al encuentro de aquello que necesitamos revisar para, por fin, poder dejarlo atrás y convertirlo en un valioso aprendizaje.

 

Para ello es necesario recuperar nuestra responsabilidad en lo que sentimos e implicarnos en un proceso que nos lleve a vivir con mayor consciencia y plenitud nuestro presente.

 

EN RESUMEN: El tiempo ayuda a minimizar y alejar las emociones menos agradables, pero sólo si tenemos la valentía de ir al encuentro de aquello que necesitamos revisar, podremos “curarnos” a nosotros mismos y no dejar esta responsabilidad en manos del paso del tiempo.

 

Mj Coach

EL PELIGRO DE LAS REDES SOCIALES Y PÁGINAS DE CONTACTOS

Facebook, Tinder, Badoo, Lcontactos, Wapa, Snapchat...Internet ya es aceptada como una forma más de conocer nuevas personas en la búsqueda de una pareja sentimental "estable" y para algunas personas se ha convertido en el método favorito por su facilidad y esa aparente sensación de seguridad. La popularidad de los sitios de citas en línea como Match.com, Badoo y eHarmony han crecido hasta expandirse en todo el mundo, y con ellos han aumentado también los peligros y los timos sentimentales.

 

Antes que nada voy a ser bastante directa y clara, quiero reflejar en mi artículo mi total desagrado y rechazo absoluto por estos métodos para encontrar a la pareja sentimental.

Antes de epezar permíteme darte un consejo. Si eres una de esas o uno de esos que deseas tener pareja porque te sientes sólo o simplemente porque te apetece enamorarte de verdad, ALÉJATE DE ESTOS SITIOS y opta por otras opciones: sal más por la noche, ten más vida social, apúntante a grupos que hagan cosas que te gusten a corde con tus hobbyes favoritos, e incluso apuntate a una agencia matrimonial! o incluso a First Dates! ¿por que no? hearttonqueout....

 

Si ya es complejo encontrar el amor verdadero o duradero no lo compliques más apuntándote a una página de contantos.

 

Hay tres grandes preocupaciones que amenazan especialmente a las personas que usan las páginas de contactos: estafadores o estafadoras en busca de dinero, hombres y mujeres casados/as que persiguen una aventura, promiscuidad sexual, mentiras, gente con importantes problemas psicológicos, gente que sólo usan estos sitios para olvidarsen de sus exs (dentro de lo malo es lo mejor que te puede pasar, aunque a nadie le guste ser el segundo plato), estafadores/as emocionales y potenciales acosadores/as. Así que si tienes planes de navegar por estos sitios de citas con la esperanza de conocer nuevos amigos o tu próximo romance, infórmate antes de los peligros más comunes para evitar caer en ellos y ten conocimientos de que probablemente no encontrarás a nadie sano por estos sitios. Como yo digo: LA GENTE NORMAL HUYE DE ESTOS LUGARES Y PREFIEREN LA SOLTERIA ANTES QUE LAS "DESGRACIAS".

 

1¿Qué peligros traen los sitios y redes sociales orientados para concertar citas?

 

Nunca antes había sido tan fácil para los hombres y mujeres casados que buscan una aventura como ahora con las páginas de citas en línea. Según una encuesta de MSNBC, el 30% de los hombres con anuncios activos en estos sitios se encuentran casados. Así recurren a las plataformas virtuales de citas con una máscara para ocultar su verdadero estado civil. Estas páginas han facilitado el trabajo a los infieles, y muy probablemente si las frecuentas te has topado con ellos Aunque pueden encontrase algunos que confiesen directamente que solo están en búsqueda de un poco de diversión en línea, otros pueden recurrir a la mentira, falseando sus datos, engañando a personas que buscan una relación formal.

 

2. Estafas

 

Las noticias de estafas parecen que solo suceden a otros y sin embargo se hacen cada vez más comunes en la red. Los estafadores también utilizan estos sitios de citas para conocer a las posibles víctimas. Ellos crean perfiles falsos para construir relaciones en línea y, finalmente, convencer a la gente a enviar el dinero en nombre del amor, para luego desaparecer. Los estafadores en estos sitios usan técnicas más sofisticadas. En un caso típico, el estafador crea un perfil falso con fotos de una persona atractiva, buscan a sus víctimas y primero las enamoran con halagos, crean vínculos emocionales por algunos meses, hasta ganar la confianza de la otra persona.

 

Es evidente que la "victima" sufre de grandes problemas emocionales como: una  baja autoestima acentuada, la vulnerabilidad, el deseo de tener una pareja, el deseo de ser amada y la gran dependencia de una compañía. También deciros que los estafadores emocionales siempre o casi siempre han sido "hombres", pero deciros que este dato sería rotundamente falso, pues desgraciadamente también hay un gran número de mujeres con este perfil de estafadoras emocionales, más en el ámbito homosexual que en el heterosexual, lamentablemente ésto los medios de comunicación no lo publican y probablemente no lo harán, desconozco el porqué, supongo que será porque no venderá como noticia.

 

Posteriormente los y las estafadoras  inventan las historias más dramáticas, como que desean desesperadamente visitarlas para conocerlas pero no tienen el dinero suficiente, una madre enferma que necesita una operación urgente, un negocio perdido…la historia siempre acaba igual, se le pedirá que, por favor, le envíen el dinero y que luego le devolverá. Pero al final la persona desaparecerá con el dinero.

 

3. Acosadores

 

Las mujeres principalmente son las que más expuestas están a este tipo de actividad. Los acosadores también asechan en los sitios de citas en línea, la pantalla del ordenador puede ser el escondite perfecto para personas con inseguridades emocionales y pervertidos. El acosador/a puede presentarse como un tipo muy inteligente y encantador. Una persona atractiva, persuasiva y que parece estar muy interesado/a en la otra persona, haciéndola sentir especial hasta ganarse totalmente su confianza. Los problemas empiezan cuando la víctima comienza a sentir que el contacto con esta persona se está volviendo muy “pegajosa” hasta el punto de querer pasar menos tiempo o dejarla.

 

Según el Instituto Australiano de Criminología, una forma insidiosa de acoso se produce cuando la víctima es atraída hacia una relación de la que luego quiere salir. El acosador suele ser un sujeto emocionalmente perturbado y puede sufrir de un trastorno de personalidad. Así que su miedo al rechazo y la inseguridad lo/a lleva a realizar comportamientos extraños como seguir a la otra persona, merodear su casa, enviar correos y regalos no deseados, llamar constantemente, difundir rumores maliciosos, entre otros.

 

MIS TIPS Y CONSEJOS

 

Si eres una persona seria y te apetece enamorarte, no lo hagas por estos sitios, elige otras opciones y cuando lo consigas deja que la relación fluya y crezca lentamente, antes de conocerse más profundamente.  Recuerda que lo más importantes es cómo te sientes, haz caso a tu intuición biggrin

 

CONCLUSIÓN

 

¿Hay más peligros en los sitios en red de citas que en la vida offline? No podría asegurarlo, pero es claro que existen amenazas que acechan como en otros lugares de Internet. La facilidad para protegerse en el anonimato y crear perfiles falsos puede atraer desde infieles en busca de aventuras hasta potenciales delincuentes y criminales. Ve con Ojo y sé inteligente tonqueout

 

Mj Coach

 

¿PORQUE CREES QUE SIEMPRE VAS A NECESITAR LA APROBACIÓN DE LOS DEMÁS?

Primero mencionemos una definición breve que se señala en la escala de actitudes funcionales de Weissman y Beck, con un agregado extra: la persona se concentrará en obtener la aceptación de las otras personas, incluso rechazando sus deseos personales. Estará muy pendiente y será muy sensible a las señales que los demás le muestren sobre sus comportamientos, actitudes, etc.

 

La aprobación es como una droga letal. Se vuelve adictiva y rápidamente puedes desarrollar la necesidad de más y más. Cuando tienes una necesidad de aprobación valoras las creencias, opiniones y necesidades de otros por encima de las tuyas.

 

Sus opiniones de ti son mucho más importantes para ti que tu propia percepción de ti mismo. Recibir desaprobación es sinónimo de una experiencia dolorosa. Todas tus decisiones de realizar procesos son eventualmente “apoderadas” por la necesidad de aprobación por parte de terceros. No puedes tomar ninguna acción decisiva sin aprobación. Sacrificas tus propios sueños y ambiciones para conseguir aprobación.

 

Entre las consecuencias negativas de la búsqueda de aprobación están:

 

- Carencia de logros

- Falta de seguridad personal unido a la Baja autoestima (IMPORTANTISIMO ESTE PUNTO)

- Rendimiento reducido

- Incremento de los niveles de estrés

 

Quizás puedas pensar que no te consideras una persona que busca aprobación. Sin embargo, existen comportamientos comunes que quizás falles en reconocer como parte de este trastorno. Algunas veces estos comportamientos son usados como un compromiso de táctica, para mantener la calma, o porque simplemente la situación no es tan importante para ti.

 

Sin embargo, cuando estos comportamientos ocurren con una frecuencia notable, o son motivados únicamente por la necesidad de aprobación, estas adoptando un comportamiento poco saludable que puede resultar en problemas severos.

 

Una necesidad de aprobación exagerada en realidad empeora las relaciones. Se produce la llamada profecía autocumplida: nuestras acciones, de forma equivocada, tienden a confirmar nuestras creencias irracionales. ¿Quieres conocer cuáles son las actitudes típicas que denotan una alta necesidad de aprobación? Sigue leyendo!!

 

1. Cambiar o “suavizar” tu posición porque alguien parece estar en desacuerdo.

2. Prestar cumplidos deshonestos para ganar aprobación.

3. Sentirse molesto, preocupado, o insultado cuando alguien no está de acuerdo.

4. Expresar conformidad (verbal o no verbal) cuando en realidad no estás de acuerdo.

5. Hacer algo que no quieres hacer porque tienes miedo de decir que NO.

6. No mostrar una posición contraria cuando, por ejemplo, recibes un mal servicio o un producto que no cumple con las expectativas.

7. Expandir chismes o malas noticias solo para ganar atención.

8. Pedir permiso cuando no es necesario hacerlo.

9. Disculparse consistentemente por tus palabras ya sea que otros hayan mostrado desaprobación o no.

10. Pretender ser un experto o saber mucho de un tema porque tienes miedo de admitir que hay cosas que no sabes.

11. Intentar engatusar a las personas para que te den cumplidos y/o molestarse cuando no lo hacen.

12. Comportarse de una manera inconformista para atraer atención.

13. Cualquier comportamiento el cual sea contrario a tu identidad y propósito, o conflictos con tus creencias, que generalmente ocurre cuando se quiere la aprobación de alguien más.

 

El mundo no es blanco y negro. Tienes la autoridad de tener tus propias creencias, pensamientos y opiniones. Solo porque pienses diferente a alguien no significa que alguno esté en una posición incorrecta y el otro tenga razón. Es importante ser capaz de respetar el derecho que tienen las demás personas de tener diferentes opiniones, pero para hacer eso, primero es importante ser capaz de nuestro derecho de tener nuestras propias convicciones.

 

Si alguien tiene un argumento convincente, es perfectamente aceptable cambiar de opinión. Sin embargo, si fallan al tener una posición convincente, tienes la autoridad de permanecer con tu opinión y desaprobar o aprobar.

 

La mayor ironía con el comportamiento de necesidad de aprobación es que usualmente produce el resultado opuesto a los que se esperan. Si te tomas un momento a considerar esas personas quienes más te respetan, encontrarás que uno de sus rasgos más fuertes es su habilidad para ser quienes realmente son.

 

Ellos tienen una posición clara con lo que creen y viven con sus propios valores. El comportamiento de búsqueda de aprobación intenta conseguir justamente eso, la aprobación y respeto de los demás, aún cuando la gente generalmente respeta todo lo contrario (personas que son honestas consigo mismas).

 

Una vez que hayas leído este artículo...¿crees que en alguna ocasión o más periodicamente necesites la aprobación de alguien en concreto o en general de las personas? Reflexiona...wink

 

Mj Coach

PARAR EL PESAMIENTO NEGATIVO, CUANDO, COMO Y PARA QUE.

En estas últimas fechas he estado leyendo diferentes artículos sobre la técnica conocida como detención o parada del pensamiento en diferentes espacios de divulgación del ámbito de la psicología. En algunos aconsejaban esta técnica para todo tipo de pensamientos o imágenes repetitivas, ya fueran elaboradas o no elaboradas, que se presentan de forma intrusiva para la persona.

 

Después de haber contrastado esta información en diferentes manuales de técnicas de modificación de conducta, considero conveniente destacar que no es una estrategia que resulte apropiada para el abordaje de pensamientos repetitivos con un alto grado de elaboración. Esta técnica es un procedimiento de autocontrol que se dirige principalmente a la eliminación de pensamientos de carácter repetitivo, mecánico, con un formato rígido y que la persona experimenta como intrusivos (ej. “no voy a encontrar la palabra correcta”, “me va a salir mal el examen”, “me voy a quedar bloqueada”…).

 

El principal objetivo de la parada o detención del pensamiento es controlar la aparición repentina de cogniciones estereotipadas y mecánicas (de contenido verbal, de contenido visual, en forma de recuerdos…) y disminuir su frecuencia y duración sin necesidad de modificar el contenido de éstas, aspecto que la diferencia de las técnicas de reestructuración cognitiva.

 

Antes de proceder a la descripción de la técnica, debemos conocer que la base de la intervención y lo que se pretende conseguir es que la persona comprenda que tanto el mantenimiento como el intento de razonar esos pensamientos intrusivos no aportan más que ansiedad y malestar.

 

Como toda técnica de modificación conductual requiere de experiencia (que se consigue a base de ponerla en práctica), de motivación por el cambio y de seguir una serie de pasos que sintetizamos a continuación biggrin:

 

1. Se debe llevar a cabo una evaluación que permita concretar cuáles y cómo son los pensamientos perturbadores y las emociones que se disparan de ellos.

 

2. Podemos hacer una lista de todos los pensamientos perturbadores que de alguna manera se presentan de forma intrusiva y sobre los que parece que no tengamos control. Estos pensamientos debemos apuntarlos tal y como se presentan habitualmente.

 

3. Además de esta lista de pensamientos perturbadores redactaremos una lista de pensamientos o imágenes agradables alternativas a los anteriores.

 

4 Es importante la elección de un estímulo de parada que podamos producir voluntariamente (una palmada, un golpe contra un objeto que produzca un ruido fuerte, tirar de una goma elástica de la muñeca y simultáneamente utilizar palabras como ¡stop! ¡basta!). Una vez escogido el estímulo de corte es conveniente utilizar siempre el mismo para poder condicionarlo con la respuesta asociada.

 

5. Tras haber utilizado nuestro estímulo de parada, debemos buscar una actividad en la que focalizar nuestra atención, aquí es dónde entra en juego el punto 3 ya que recurriremos a los pensamientos o imágenes agradables alternativas que hayamos apuntado en nuestra lista.

 

6. Tras practicar y repetir varias veces esta dinámica, podremos generar mentalmente el estímulo de parada para poder aplicar esta técnica en cualquier situación y así evitarnos explicaciones de por qué gritamos ¡STOP! (si estás en publico puedes hacerlo mentalmente) En la oficina, en el metro o en el cine.

 

Para lograr una mayor eficacia de esta técnica se recomienda compaginarla con técnicas de relajación en respiración que introduciríamos simultáneamente con lo descrito en el punto 5.

 

Feliz Martes!!

 

Mj Coach

 

 

 

¿SABIAS QUE TU CUERPO EXPRESA COMO TE SIENTES Y PIENSAS?

Cuando te enfadas, tu cuerpo se prepara para ponerse en acción. La parte superior, en especial los brazos y la garganta, se cargan de fuerza para gritar o golpear. Así estás programado. Pero no siempre puedes mostrar tu enfado. Cuando decides no hacerlo, tienes que reprimir toda esa energía para que no salga hacia el exterior. Sobre todo cuando estás en público, pues si lo puedes controlar en público lo puedes hacer sin el.

 

Pero, ¿como lo haces? fácil, con el cuerpo winkLo más probable es que tu mandíbula y tu garganta se queden rígidas. Y los hombros también carguen tensión para que los brazos se inmovilicen, colgando en los laterales. Así, anularás tu emoción. Dejarás de sentirte molesto y seguirás con tu vida como si nada ocurriera.

 

Probablemente aprendiste ese mecanismo en la infancia y, a no ser que estés acostumbrado a escuchar tu cuerpo, lo harás de forma inconsciente. Cuando los niños se ven obligados a negar un sentimiento muchas veces, esas tensiones acaban dando forma a su cuerpo. A eso se le llama estructura de carácter. La estructura de carácter es la forma en la que una persona se defiende ante situaciones conflictivas que lo alejan del placer, el amor y la seguridad.

 

Debido a los momentos difíciles que muchos viven en la infancia, se ven obligados a adoptar un carácter que queda impreso en sus cuerpos de forma inconsciente. La estructura de carácter que tomemos, afectará a las emociones y pensamientos en nuestra vida. En este artículo, te explicaré los 5 caracteres definidos por Alexander Lowen, padre de la bioenergética. Al final, te indicaré cómo puedes descubrir cuál es el tuyo.

 

CARACTER ORAL

 

La característica principal de una persona con un carácter oral marcado es su sentido débil de la independencia. Por eso, tiende a buscar apoyo y sostén en los demás. Por ejemplo, a nivel sentimental, demanda grandes atenciones a su pareja. En ocasiones, tiene una gran necesidad de sentirse libre. No obstante, esa sensación se evapora en cuanto aparece un obstáculo en el camino. esa persona con carácter oral se defendió así porque le faltó una madre atenta y cariñosa en sus primeros meses de vida. O quizá estuvo presente, pero no pudo proporcionar el amor y las atenciones indispensables.

 

¿COMO ES SU CUERPO EN UN CARACTER ORAL?

 

Tiene muy poca energía. Por eso, es habitual que este hombre o mujer se canse con facilidad. Además, este rasgo se complementa con un cuerpo flaco y músculos poco desarrollados. Como le faltó una parte importante de la infancia, puede haber ciertos signos de inmadurez; por ejemplo, poca presencia de pelo. El individuo con carácter oral acostumbra a tener la mirada triste y el pecho hundido para evitar sentir esa tristeza.

 

COMO SON LAS EMOCIONES Y LOS PENSAMIENTOS

 

Es una persona con tendencia a sentirse deprimida porque huye de sus sentimientos. Le cuesta mucho estar en soledad y, también, teme al rechazo. A menudo piensa que “no puede”, “nadie le apoya”, “todos le dejan de lado” o “está solo.” No obstante, fantasea con estar pletórico, lleno de energía o con ser el centro de atención y admiración. La persona con carácter esquizoide tiene tendencia a encerrarse en sí misma y evitar las relaciones íntimas. En su interior, guarda mucho terror y agresividad, pero nunca los muestra. En sus relaciones sociales, finge que es optimista, cooperativo, amistoso y complaciente. Sin embargo, al mínimo desacuerdo o situación desagradable, se retira con frialdad. Conserva mucha sensibilidad y vulnerabilidad con una constante actividad mental para interpretar lo que le sucede. Piensa que “no es bienvenido”, “es de otro mundo”, “no puede mostrar su fuerza” o se considera “un ser especial.”

 

 PERO...¿QUE ES EL CARACTER ESQUIZOIDE?

 

La característica principal del carácter esquizoide es el de la división entre la mente y el cuerpo. Es decir, sus pensamientos y emociones siguen direcciones opuestas. Por eso, en su personalidad puede haber actitudes contradictorias. Recibió un rechazo con cierta hostilidad por parte de la madre en los primeros meses de vida o, incluso, en el vientre materno. De esta forma, se podría desarrollar este carácter en el caso de que la mamá dudara entre abortar o tener al hijo. Como el niño no pudo asumir ese duro rechazo, decidió crearse un mundo de fantasía en su cabeza y alejarse de la realidad. En la etapa adulta, sigue prefiriendo su imaginación a lo que le sucede en el momento. Por esa misma necesidad de huida de la realidad, puede caer en adicciones, promiscuidad sexual, sectas, etc.

 

¿COMO ES EL CUERPO EN UN ESQUIZOIDE?

 

La energía se dirige hacia adentro. Es como un volcán a punto de estallar, pero que siempre queda cohibido. Por esta represión energética, se forma un cuerpo estrecho y contraído con grandes tensiones. Las presiones principales están en la cabeza, los hombros y la pelvis. De hecho, la cara es como una máscara porque no muestra sus sentimientos. Los brazos cuelgan sin fuerza. A nivel general, se puede observar un cuerpo incoherente, desorganizado y desequilibrado.

 

CARACTER MASOQUISTA

 

La característica principal de este carácter es el de alguien que padece y sufre mucho, pero permanece sumiso ante las causas de sus malestares. La persona que desarrolló este carácter creció en una familia cariñosa y amorosa, pero en la que el amor estaba condicionado por sus acciones. Por ejemplo, la madre decía cosas como “sé bueno y cómete todo lo que hay en el plato” o “ves al baño y mamá te querrá.” Estos condicionantes, provocaron una gran hostilidad que guardó dentro de sí. No obstante, esa negatividad sale en forma de lamentos y quejas.

 

¿COMO ES EL CUERPO DE UN CARACTER MASOQUISTA Y COMO SON SUS PENSAMIENTOS Y ACCIONES?

 

El cuerpo se caracteriza por ser bajo, recio y muscular. Puede haber tendencia al sobrepeso. El cuello es corto y grueso, igual que la cintura; la pelvis abulta de forma prominente y los glúteos están hacia adentro, como si fuera un perro con el rabo entre las patas. Es una persona con mucha energía, pero a menudo la contiene.

A nivel consciente busca gustar a los demás. Sin embargo, guarda una gran hostilidad, rencor y negatividad en su interior. De pequeño, fue bueno y obediente. De adulto, tiene un gran sentido de la responsabilidad. Es propenso a la ansiedad Sus pensamientos habituales pueden ser “soy malo”, “no sirvo para nada” o “no está bien divertirse.” Acostumbra a sentirse culpable, aunque es bastante probable que responsabilice a los demás de sus “desgracias.”

 

CARACTER RIGIDO

 

Es el que está mejor adaptado a la sociedad, ya que sus características son bien valoradas en el mundo que vivimos. Es muy pragmático y realista. Por eso, probablemente no tenga sentimientos relacionados con la espiritualidad. Creció en una familia que prohibió el gozo sexual infantil. Así, tuvo que contener el disfrute corporal y anteponer siempre el deber al placer.

 

¿COMO ES EL CUERPO DE UN RIGIDO? ¿Y SUS EMOCIONES Y PENSAMIENTOS?

 

El cuerpo rígido es proporcionado y armonioso según las tendencias de belleza en nuestra cultura. La postura queda erguida y orgullosa. Los ojos son brillantes, vivaces; la piel tiene buen color. Es un individuo con energía y una gestualidad animada. Aunque si tiene demasiada, puede acabar generando ansiedad.

Las mandíbulas son firmes y agarrotadas, para contener la expresión del placer. Las rodillas rígidas, el tórax fuerte y el vientre está apretado, para no sentir el disfrute.

 

Es una persona con mucho miedo a ceder, porque lo vive como una humillación. Es inflexible y no tolera que se aprovechen de él. Es agresivo, tozudo y competitivo. No tolera la pasividad ni en ellos ni en los demás. De hecho, tiene un empuje y una determinación muy buenos. Teme al fracaso, por lo que desarrolla un gran sentido de la responsabilidad.

 

CARACTER PSICOPÁTICO

 

La característica principal de un individuo con este carácter es el control. Necesita dominar todas las situaciones y las personas que le rodean. Busca sentirse poderoso. Creció en un ambiente en que el padre o la madre lo sedujeron para satisfacer sus propios anhelos, sin tener en cuenta lo que el niño o niña realmente necesitaba. Por este motivo, no sintió el apoyo ni el contacto físico.

 

¿COMO ES EL CUERPO Y LAS EMOCIONES DE UN PSICOPÁTICO?

 

El cuerpo de alguien psicopático está desproporcionado entre la mitad superior y la inferior. Es decir, puede haber un tórax muy grande con unas piernas muy débiles. O a la inversa: una pelvis y piernas grandes con un tórax pequeño (es el típico cuerpo con forma de pera). El cráneo está sobrecargado de energía, porque le da muchas vueltas a la cabeza. Y posee una gran tensión en la zona del diafragma. La pelvis y las piernas son rígidas, con poca vitalidad. Los ojos observan con desconfianza; tiene una mirada penetrante, dominante y seductora.

 

El carácter psicopático niega sus sentimientos y necesidades. Su principal preocupación es conseguir que la mente gobierne el cuerpo y los sentimientos.

 

Teme ser controlado y dominado.

 

Su forma de defenderse es imponiéndose a los demás, con violencia o con artimañas seductoras. No obstante, como le faltó el cariño, es dependiente de estas personas a las que dirige. Cuando siente que es derrotado, se coloca en posición de víctima. Aunque en su fuero interno, teme ser una persona mala y cruel.

 

Cómo descubrir cuál es tu carácter

 

He de matizar algo. La forma de caracter en relación al cuerpo no tiene que ser exacto, eso es evidente, pero por lo general, cada carácter que he descrito va relacionado con la constitución detallada del artículo.

 

Ahora pregúntate cómo es tu nivel de energía o cuáles son los pensamientos negativos sobre ti mismo que acostumbras a tener. Anótalo. Después, relee las características de cada uno de los caracteres y considera a cuál te pareces más.

 

Antes de despedirme, quiero aclarar dos aspectos.

 

En primer lugar, es interesante destacar que el carácter que tengas no es negativo en si mismo. En su momento, te permitió sobrevivir a aquellas situaciones que te causaban dolor. Lo importante es reconocerlo para encontrar otras opciones posibles y no caer siempre en los mismos obstáculos.

 

En segundo lugar, también es importante destacar que no eres una etiqueta. Con el tiempo, he aprendido que muuucha gente (no toda) tienen un poco de cada uno de los caracteres; a pesar de que habrá uno o dos más presentes en nuestras acciones. Que paséis buen finde! 

 

 

Mj Coach

¿HASTA CUANDO SIRVE PREOCUPARNOS?

Si nos preocupamos excesivamente, la ansiedad se eleva y se generan pensamientos reiterativos que dejan de ser funcionales: ya no buscan una solución al problema, solo ocasionan malestar.

 

La preocupación es parte de nuestra vida, ya que sin ella no podríamos ocuparnos de resolver situaciones, problemas, planificar una solución para eventos futuros, o movilizarnos para realizar algo determinado. Por lo que la preocupación como proceso es altamente funcional si, luego de pensar sobre un mismo tema reiteradamente, realizamos hechos concretos para resolver uno o más problemas específicos. Es decir, la preocupación nos sirve ya que genera ansiedad funcional para aprontarnos a la resolución de un problema y así adaptarnos a nuestro medio de un modo más eficaz.

Pero, ¿qué sucede si nos preocupamos excesivamente y continuamos con esa actitud por períodos prolongados? Sucede que la ansiedad comienza a elevarse y percibimos un malestar, probablemente angustia, o alguna emoción displacentera asociada a los pensamientos reiterativos, que dejan de ser funcionales para comenzar a ser rumiativos: ya no buscan una solución, sino que son asociaciones sobre un mismo tema que generan ansiedad, pensamientos distorsionados y malestar emocional, sin funcionalidad alguna. Esta actividad de nuestro cerebro y nuestra mente deja de ser adaptativa para generarnos más problemas, emociones negativas y pensamientos catastróficos a futuro, por estar la ansiedad implicada.

 

LA MENTE

 

En estos casos, donde este tipo de pensamiento disfuncional, rumiativo, hace uso de nosotros, “nos domina” y nos hace sentir que no podemos hacer nada, parece que solo quedara someternos a dejar correr los pensamientos y sentir emociones negativas. STOP: Podemos detener este modo de operar de nuestra cognición, implicado en muchos trastornos, aunque no necesariamente debemos tener un trastorno para ser rumiativos o preocuparnos en exceso.

 

Podemos, para hacer un uso correcto de nuestra mente, en principio, comprender que los pensamientos son hechos mentales y no son la realidad, sino que son productos de nuestro procesamiento mental: un pensamiento catastrófico es solo eso, un pensamiento. A este hecho lo conocemos como descentramiento cognitivo. Aceptar y reconocer esto calma muchísimo y baja la ansiedad percibida por la preocupación.

 

- Pasar a la acción resolviendo o modificando algo del entorno relacionado con la preocupación que nos acontece.

- Percibir y comprender que los pensamientos son hechos mentales y no la realidad misma.

- Evitar no sirve. Sin embargo, podemos reconocer los pensamientos reiterativos y distraernos con otra actividad; o bien, situarnos en el momento presente con distintas técnicas (la meditación, la Mindfulness) o simplemente distraernos con una actividad que nos genere satisfacción, hasta tanto podamos resolver con hechos el motivo específico que nos preocupa.

- Aceptar las emociones y pensamientos sin pretender controlarlos, ya que este tipo de control hace que aumente la preocupación y por lo tanto la ansiedad.

 

Por sobre todo, lo más importante es hacer, pasar a la acción, y dejar de creer que pensando las situaciones se resuelven. Se necesita nuestra intervención en el medio ambiente para modificar variables y así resolver o cambiar el motivo de nuestra preocupación wild

 

Mj Coach

5 CLAVES PARA MANEJAR LA ANSIEDAD!

Empecemos por saber que la ansiedad puede ser entendida como un estado generalizado de angustia, intranquilidad, miedo y opresión, en el que muchas veces las causas no son conscientes para quien las experimenta y que conlleva una serie de manifestaciones fisiológicas, como la alteración del ritmo cardiaco y respiratorio, sudoración, rigidez muscular, sensación de inestabilidad y mareos.

 

Podríamos asegurar que la ansiedad es una sensación universal, todos la experimentamos en determinados momentos de nuestra vida, especialmente cuando enfrentamos situaciones en las cuales no nos sentimos plenamente seguros, como puede ser una entrevista de trabajo, una visita al médico, un examen importante, exponerse al público o incluso una primera cita (por cierto, esta ultima bastante común)

 

Además, forma parte de nuestro mecanismo de supervivencia ya que nos mantiene alerta cuando percibimos algún elemento amenazante para nuestra integridad, esta nos permite evitar o escapar de situaciones riesgosas al agudizar nuestras facultades de percepción y acción, y como tal es un estado pasajero que tiende a desaparecer cuando lo hace el elemento amenazante.

 

Sin embargo, existen estados patológicos de la ansiedad y cuando no es abordada adecuadamente comienza a afectar de forma negativa la vida de la persona en muchos niveles diferentes, tendiendo más a estados emocionales dominados por el miedo, la ira y la tristeza, generando alteraciones en los hábitos biológicos como mala alimentación, insomnio, disminución en la capacidad para mantener la atención y concentración, y por ende para finalizar tareas y cumplir objetivos, lo que puede afectar el rendimiento académico o laboral, así como aislamiento por miedo a enfrentar nuevas experiencias, y empobrecimiento de las relaciones interpersonales.

 

Incluso pueden devenir patologías más serias como los trastornos por ansiedad generalizada, las fobias, los trastornos obsesivos-compulsivos, adicciones, desordenes alimenticios, entre otros.

 

De allí la importancia de resguardar nuestra salud mental. Cuando somos conscientes de ello y dedicamos parte de nuestra atención a promover hábitos psicológicos positivos podemos mejorar nuestra manera de relacionarnos con el mundo y con nosotros mismos.

 

1. APUESTA POR EL AQUI Y AHORA

 

Uno de los principales exponentes de la psicología humanista “la habilidad de estar en el momento presente es el mayor componente de la salud mental”, cuando evitamos el apego a los recuerdos del pasado y a las anticipaciones del futuro nos liberamos de una gran carga emocional y de preocupaciones innecesarias, se trata de vivir despiertos, conscientes de la realidad tal como es.

 

2. RESPIRA Y TEN CONCIENCIA DE TU CUERPO

 

Un cuerpo sano, favorece estados mentales sanos, una alimentación balanceada, sin excesos ni privaciones, dormir lo suficiente, mantenerse hidratado y hacer ejercicio de forma regular forman parte de un estilo de vida saludable donde se evitan los desequilibrios orgánicos y se favorece el bienestar físico. Por otra parte la respiración es un elemento de gran importancia en el funcionamiento de nuestro organismo, una respiración controlada, lenta y profunda puede disminuir notablemente los estados de ansiedad, así como una descontrolada puede gravarlos.

 

3. ACEPTA TUS ESTADOS EMOCIONALES NEGATIVOS

 

No esperes sentirte bien todo el tiempo, existen emociones que en ocasiones son consideradas “negativas” solo porque no resultan del todo agradables cuando las experimentamos pero que forman parte de nuestra condición de seres humanos, es imposible sentirse feliz y pleno permanentemente, así que no te demandes algo irrealizable. Además recuerda que las emociones son estados transitorios y que pronto pueden desaparecer.

 

4. PUEDES AUTOAFIRMARTE

 

Si tu diálogo interno está lleno de acusaciones y cuestionamientos, intenta en su lugar utilizar frases positivas que te ayuden a calmarte: “todo va a pasar, es algo temporal”, “yo puedo calmarme”, “yo puedo superar esta situación”, “yo soy capaz”, puedes escribirlas en un trozo de papel o simplemente memorizarlas y repetirlas cuando sientas ansiedad.

 

5. SE AMABLE CONTIGO MISMO

 

Toma el tiempo que necesites para calmarte y evita la comparaciones, ya debes haber escuchado una buena cantidad de veces que cada ser humano es único e irrepetible, y es cierto, tú tienes tus propias capacidades y talentos, luchas con tus propios miedos y limitaciones, tienes tus propias necesidades y aspiraciones, por lo tanto no te compares con nadie y vive a tu propio ritmo, así evitarás llenarte de tensiones y exigencias innecesarias.

 

Por último, trata de liberar lo que has experimentado de una manera asertiva, puedes practicar alguna técnica de relajación o visualización, dar un paseo, hablar con alguien, hacer un poco de ejercicio o tomar un descanso.

 

Aprovecha estos momentos para identificar aquellas cualidades que te ayudan a superar la ansiedad, y ten presente que si llegas a sentir que tus emociones están fuera de control es recomendable que consultes con un profesional que pueda ayudarte a valorar de forma responsable y objetiva lo que te sucede, al tiempo que te ofrece las herramientas necesarias para retomar el equilibrio en tu vida.

 

No te demandes perfección, en tu camino de aprendizaje tienes derecho a equivocarte, a tomar tus propias decisiones, así que no dudes en tomar para ti todo el tiempo que necesites.

 

Mj Coach

PONER NUESTRA FELICIDAD EN MANOS DE OTROS, AUMENTA EL RIESGO DE DEPRESIÓN

El artículo que ofrezco hoy está a la orden del dia, sobre todo aquellos que no saben estar solos y que necesitan siempre la compañia de alguien.

 

La Asociación de Psicología Americana (APA) define la depresión como un estado caracterizado por falta de interés y de placer hacia las actividades cotidianas, pérdida o ganancia de peso considerable, insomnio o somnolencia, falta de energía, dificultad para concentrarse y un sensación de poca valía que conlleva pensamientos de muerte o suicidio.

 

La depresión es mucho más que un mero estado de tristeza o desánimo. Para el psicólogo Andrew Solomon, quien experimentó en primera persona el trastorno durante cierta etapa de su vida, se trata de una enfermedad de la soledad.

 

Las causas principales de depresión son diversas. Algunas incluyen:

 

- Abuso sexual, emocional o físico

- El uso de ciertos fármacos (como isotretinoína, antiviral interferón-alfa y corticosteroides)

- Muerte de un ser querido o ruptura de una relación

- Predisposición biológica (estudios han encontrado que el hipocampo de las personas que sufren de depresión es más pequeño que el de un individuo promedio, por lo cual hay un número menor de receptores de serotonina)

- Situaciones de vida de un alto impacto emocional (especialmente en personas biológicamente vulnerables al desarrollo de la depresión)

- Historial familiar de depresión

- Enfermedades crónicas

- Abuso de sustancias

 

La depresión es un fenómeno que comprende, por tanto, factores individuales, sociales y biológicos y puede manifestarse por razones distintas de un individuo a otro con base en experiencias personales y sistemas de creencias. Pero, ¿qué tanto influye el modo en que pensamos a diario en el desarrollo de la depresión? ¿Somos conscientes de lo dañinos que pueden llegar a ser nuestros pensamientos y de cómo se relacionan estos con una salud mental robusta o afectada?

 

Una de las primeras causas de la depresión es que queremos o estamos obligados a ser del agrado de todo el mundo o de la gente que nos importa, lo cual también implica una sobreestimación de la magnitud de las opiniones que los demás tienen sobre nosotros. Cuando esta creencia lidera nuestras vidas, enfocamos nuestros actos y decisiones en satisfacer las expectativas de los demás a expensas de nuestro propio bienestar emocional.

 

Para la psicóloga Ellen Hendriksen, esto nos hace propensos a la depresión porque “pone nuestra felicidad en manos de los otros” y “no podemos controlar cómo van a reaccionar o pensar los otros, o si nos van a juzgar o no”. Hendriksen recomienda ejercitar nuestra flexibilidad con un proceso llamado reestructuración cognitiva, el cual consiste en autocuestionarnos acerca de una creencia que está frenando nuestro crecimiento personal o afectando nuestra calidad de vida.

 

La segunda creencia vinculada con el desarrollo de la depresión es la obsesión con ser perfectos, la convicción de que no tenemos derecho a equivocarnos o que, si cometemos un error, somos un fracaso o carecemos de inteligencia. Una autoimagen basada en un sentir de inferioridad. Para Hendriksen, esta creencia se convierte en campo fértil para la depresión porque “nos hace pensar que nuestra valía personal depende de nuestro desempeño, y que si no nos desempeñamos perfectamente, no valemos nada”.

 

Un método útil para moderar el perfeccionismo y modificar estos patrones de pensamiento dañinos es reestructurar nuestros estándares, no de forma que nuestras metas sean mediocres, sino trazando un camino más flexible hacia el logro, replantearnos el modo en que definimos nuestra perfección.

 

“Una forma de hacerlo es centrarnos en el proceso, no en el resultado. Por ejemplo, podríamos decir: ," Estoy trabajando duro y haciendo un gran esfuerzo" o "estoy viviendo acorde a mis valores"

 

Otra forma de lidiar con el perfeccionismo es rechazando la idea de una perfección rígida e incorporando pensamientos más saludables en nuestro día a día, como: “Soy valioso justo por ser quien soy”.

 

Hacer a un lado los intentos recurrentes por ser perfectos hace que dejemos de preocuparnos por nuestros defectos y que estemos más abiertos a apreciar nuestros puntos fuertes. wild

 

Mj Coach